'Saca el Diablo' - Un festival de altura que bailó al son de ‘Bomba Estéreo’ y ‘Nicola Cruz’

20180428_202430.jpg

Hace algunos meses atrás, mientras pulíamos nuestro artículo sobre el New York Fashion Week que acabábamos de cubrir, nos llegó la noticia de que en Ecuador se estaba preparando un súper festival con algunos de los artistas más grandes de la escena alternativa latina.

Inmediatamente paramos lo que estábamos haciendo y, desde la pequeña cafetería neoyorquina donde nos encontrábamos, nos apresuramos a llenar el formulario de prensa para cubrir el festival.

La emoción no era para menos. El cartel de la cuarta edición del festival ‘Saca el Diablo’ venía cargado de artillería pesada con artistas de la talla de Bomba Estéreo, Juana Molina y Nicola Cruz.

Los 'headliners' fueron Bomba Estereo, Juana Molina y los Swing Original Monks

Los 'headliners' fueron Bomba Estereo, Juana Molina y los Swing Original Monks

Tres semanas antes del evento recibimos el email de aceptación. Para este entonces nosotros ya nos habíamos empapado de la música de los artistas y estábamos listos para el gran día.

La fiesta empezó con la rueda de prensa. Aparte de conocer y conversar con los artistas, los organizadores nos mimaron con delicias ecuatorianas. Las bandejas con ceviches y empanadas quedaban vacías rápidamente mientras pasaban por entre la multitud de bandas y prensa conversando.

A la noche nos unimos al evento de lanzamiento en un exclusivo bar de la capital. El concierto tardó en empezar un poco, y en esa espera conocimos a Juan de los Pommez Internacional, banda encargada de prender la noche. Nuestro mutuo amor por el fútbol nos permitió entablar rápidamente una amistad.

La presentación de los Pommez fue un fiel adelanto de lo que sería el resto del festival. Sus canciones, llenas de energía y significado, pusieron a rockear y bailar al cautivado público quiteño. Y no lo digo solo porque nos cayeron bien. ¡Realmente son muy buenos!

Luego, para rematar la noche, llegó el electrizante Héctor Guerra con su fusión de Hip Hop, Reggae y Cumbia. Él y su equipo de baile pusieron el bar patas arriba hasta altas horas de la noche. Si el festival era igual que la inauguración nosotros estaríamos más que satisfechos.

Fun fact: El nombre del festival ‘Saca el Diablo’ viene de la frase ecuatoriana ‘sacarse los diablos’ que quiere decir sacarse y olvidarse de todo lo malo y los problemas

Lastimosamente el día del evento empezó bajo una torrencial lluvia que no daba tregua. A pesar de que arrancaba a las 11 de la mañana, no fue hasta las 2 de la tarde que la lluvia cesó y nos permitió llegar.

Al entrar a la lujosa quinta que albergaba el festival nos encontramos con un escenario alucinante. En medio de los hermosos jardines se levantaban los gigantes de metal de los escenarios. El sol por fin le había ganado la batalla a las nubes y la tarde y el lugar eran soñados.

Así lucían los escenarios del festival 'Saca el Diablo'

Así lucían los escenarios del festival 'Saca el Diablo'

Dos Stouts bien frías del beer garden nos pusieron en onda para el primer show de la tarde a manos de los ecuatorianos EVHA. La banda, con su camuflaje mapache y beats andinos, reventaron los parlantes y encendieron al público.

Más tarde, los miles de asistentes migraron hacia el escenario principal donde estaba por tocar la gran Máquina Camaleón. La banda del momento tuvo una primera salida fallida al escenario por inconvenientes técnicos. Para colmo, la lluvia volvió y empeoró la impaciencia del público. Se venía la noche en todo sentido.

Pero, la espera recontra archi ultra valió la pena. Una hora después de lo programado, el extravagante Felipe, líder de la banda, salió con todo en medio de la algarabía de la gente. El repertorio, compuesto de temazos como Motora, Shiva o Sal, nos hizo sacar todos los diablos.

Felipe Lizarzaburu, cantante de la Máquina Camaleón, antes de su corte de pelo

Felipe Lizarzaburu, cantante de la Máquina Camaleón, antes de su corte de pelo

En medio de su performance, Felipe decidió que era hora de un cambio de look y pidió al guitarrista una mano para cortar su pelo. Por supuesto, un cambio de color tampoco podía faltar y con un aerosol encendió aún más su blonda cabellera. ¡Todo una estrella de rock!

¿Qué podía seguir después de tremendo espectáculo? Sólo los Swing Original Monks con su vibrante fusión tropical. La banda sudamericana, (encasillarlos a un país es un poco injusto ya que sus miembros son de Ecuador, Colombia y Venezuela) mantuvo la energía arriba con un show lleno de baile.

Yo solo pude aguantar hasta la mitad. Después de tanta fiesta mis energías iban bajas. Y no era el único. Cientos de personas se abalanzaron a los food trucks que a duras penas daban abasto con los hambrientos. Era la última oportunidad de comer algo antes del plato principal: Bomba Estéreo.

Los escenarios y las luces se habían apagado. En el lugar corría un aire de ansiedad y emoción. La gente se agrupaba frente al escenario tratando de pegarse lo más posible para tener a Li Saumet cerquita.

GIF de la presentación de Bomba Estéreo. La gente bailaba al son de 'Soy yo'.

GIF de la presentación de Bomba Estéreo. La gente bailaba al son de 'Soy yo'.

Nadie estaba muy seguro de a qué hora saldría la banda colombiana al ruedo. El itinerario hace rato se había descarrilado. Por esto la sorpresa fue aún más grande cuando de repente salió Li arropada con un peludo abrigo amarillo. ¡Empezaba el estallido!

Lo poco que me quedaba de voz se la entregué devotamente a Bomba Estéreo. Junto a mis colegas festivaleros coreamos canciones tan icónicas como Soy yo, Somos dos, To my love y  Fiesta. ¡Y qué fiesta papá! No por nada son los máximos exponentes de la elegancia tropical.

Lo que debía ser un show de una hora se convirtió en casi dos gracias al incansable apetito Quiteño. La altura y el frío afectaron un poco a la valiente cantante que sacó fuerzas del público para seguir. Tristemente, la tercera despedida fue la vencida y con eso cerró el festival.

Li Saumet cantante de Bomba Estéreo (Fotografia: Leonardo Villavicencio)

Li Saumet cantante de Bomba Estéreo (Fotografia: Leonardo Villavicencio)

La zona VIP se había acordonado para el ‘afterparty’ y, aunque tratamos de utilizar nuestra credencial de prensa para quedarnos, los desbordados guardias nos lo impidieron tajantemente. Derrotados pero alegres emprendimos el camino a casa donde una fría cerveza nos esperaba.

Aún emocionados, mi fotógrafo y yo nos rehusamos a dejar que acabe el día y revivimos la jornada a través de las fotos y videos que habíamos logrado sacar. De todos los festivales a los que he asistido, éste fue sin duda uno de los más tropicalmente elegantes. ¡Qué energía! !Qué amor! ¡Qué lindo es ser latino carajo!

Si quieres conocer un poco más sobre las bandas te invito a que escuches nuestro playlist del festival. Te aseguro que hay algunas que no conoces y que necesitas en tu vida.

Un agradecimiento especial a nuestros amigos organizadores que hicieron un fenomenal trabajo. ¡Esperamos que haya diablo para rato!

¿Te gustó el artículo? ¡Comenta y dale ‘like'!

Trending


Publicidad


Facebook


Instagram